Luciano Sottile (Director División Máquinas): “En este terreno se jugará la competencia en el futuro: es necesario desarrollar las tecnologías y también las competencias necesarias para aportar beneficios reales al cliente”

Siempre atenta a los trends de la industria moderna y a las exigencias de los clientes, Goglio invierte y apuesta fuerte por los principios de la Industria 4.0. “Pienso que estamos en el punto de inflexión de esta nueva filosofía que, según muchos expertos, representará la cuarta revolución industrial. Después de una fase de estudio y profundización del fenómeno – afirma Luciano Sottile, Director de la División de Máquinas de Goglio y neo vice-Presidente de Ucima (Unione Costruttori Italiani Macchine Automatiche  para el Envasado y el Embalaje) –  las empresas deben moverse de manera correcta,  observándose internamente para entender como modificar la organización del service y explotar el flujo de datos enviado por las máquinas a través de la red

Goglio está en primera fila en este frente y, no es casualidad que Sottile, en estos días pasados, haya sido ponente y testimonial empresarial del congreso “Las fronteras de la innovación. Industria 4.0: la manufactura en los tiempos de Internet”, organizado por la Unión de Industriales de la Provincia de Varese y da la LIUC – Università Cattaneo. El congreso ha tratado los nuevos escenarios y las nuevas oportunidades de negocios, las nuevas herramientas de diseño y la transformación de los estímulos  competitivos gracias a Internet of Things.

Industria 4.0 plantea cambios de gran importancia en los paradigmas que son la base de la vida y de la organización comercial: por un lado abre nuevas oportunidades de desarrollo de nuevos mercados, procesos, productos, colaboraciones; por otro lado hace que sea más concreto e inminente el reto de tener en la empresa personas capaces de enfrentarse a la lógica de una empresa siempre más inteligente y conectada.

“Hasta día de hoy –comenta Luciano Sottile– hemos razonado en términos de asistencia y debugging remotos,  pero ahora es tiempo de repensar completamente el  post venta, separándose del mundo de los objetos hacia el mundo de los servicios. En este terreno se jugará la competencia en el futuro: es necesario desarrollar las tecnologías y también las competencias necesarias para aportar beneficios reales al cliente”.

Goglio aborda muy seriamente este reto  para cambiar las reglas del mercado y dejar atrás los competidores internacionales: con la consciencia de que los productos se pueden copiar, pero los servicios no.